miércoles, 8 de junio de 2016

Los ídolos-búho vettones

Hay unas curiosas rocas que se ven en el ámbito vettón, que bien pudieran parecer caprichos de la Naturaleza, pero no; por su repetición en distintos lugares, la mayoría de las ocasiones cercanas a distintos castros y poblamientos pertenecientes al pueblo creador de esas otras manifestaciones rupestres conocidas como verracos, y su simetría, que se viene repitiendo de una forma semejante en casi todas ellas, nos hacen ver que son de factura humana. Además, por la proximidad mencionada a estos antiguos poblamientos, se pueden adscribir a la Edad del Hierro. Estas rocas suelen tener dos orificios redondeados, bien trabajados, que se han identificado con los ojos de un búho, de ahí que se les califique, por ciertos estudiosos, como ídolos-búho.

"Ídolo-búho" junto a la iglesia de El Espinar (Segovia), sobre el que se ha colocado una escultura - Foto: Ana Olivera Poll


Los vettones, tal y como dice el estudioso Ángel L. Mayoral Castillo, cuando querían representar una cabeza lo hacían con bastante precisión, con lo que estos "ídolos-búho" eran representaciones abstractas que, según Ángel L. Mayoral, bien pudieran estar cumpliendo, en una dimensión mágica, una función de vigilancia, como "una especie de Panoptes", en palabras del propio investigador o una especie de "alerta permanente, como icono protector", según palabras de Ana Olivera Poll, a través de quien hemos conocido estas manifestaciones. No se descarta, incluso, la posibilidad, de que estas oquedades, en forma de ojos, pudieran haber sido coloreadas en su interior, para hacerlas destacar.
Lo que está claro es que el búho, la lechuza o el mochuelo han sido animales tótem o sagrados para distintos pueblos de la Antigüedad, ahí tenemos el ejemplo del Mochuelo de Atenea, representante de la sabiduría oculta.

"Ídolo-búho" cercano al castro de La Coba - Foto: Ángel L. Mayoral Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica