miércoles, 15 de noviembre de 2017

Toledo y su origen mitológico troyano

Volvemos a Toledo para mencionar otra de las leyendas existentes sobre su origen mitológico. Si hablamos, en su momento, de su origen herculano, hoy volvemos para manifestar su origen troyano y lo queremos hacer utilizando la obra de un pintor tan asociado a esta mágica ciudad, capital de la antigua Carpetania, como es Doménikos Theotokópoulos, más conocido como El Greco, y una de sus últimas pinturas, como es Laocoonte. En 1609 El Greco pintó el original de Laocoonte y dos copias. La original, junto a otras obras de distintos autores, incluida una de Leonardo da Vinci, fue pasto de las llamas en el incendio que sufrió el Alcázar de Madrid, solar que ocupa actualmente el Palacio Real, en 1734. De este modo quedaron sólo las dos copias, conociéndose, en la actualidad, la que se encuentra en la Galería Nacional de Arte de Washington (Estados Unidos), de la que aportamos una fotografía en la entrada.
En la pintura, como se puede comprobar, además de los troyanos Laocoonte y sus hijos, a los que sendas serpientes dan muerte, aparece a la derecha del cuadro una pareja, la cual que se ha asociado a distintos personajes y al fondo, lo que resulta más curioso, no aparece la ciudad de Troya, que sería lo normal en dicha escena, sino la de Toledo.
Pedro Ortega, autor de un artículo titulado "Tras las claves del entierro del señor de Orgaz", en una reciente entrevista radiofónica, nos relata el motivo de la aparición de Toledo, y no de Troya, en la obra de la que hoy hablamos, apuntando a la conexión mitológico-troyana de la ciudad de Toledo.



Fuente: Pedro Ortega

El Greco se ve fascinado por la obra helenística sobre Laocoonte que está en los Museos Vaticanos de Roma, que es este personaje musculoso con cabello largo y barba, que está con sus hijos rodeado de serpientes, encontrándose en unas posturas totalmente en escorzo, que dan una mayor impresión de violencia, y que causó sensación, cuando se halló en 1506, al tener defensores como Miguel Ángel.
Laocoonte era un sacerdote de Apolo en la ciudad de Troya. Los griegos, como es bien conocido, hacen la treta de presentar un caballo gigantesco ante las murallas de Troya, el cual está lleno de soldados. Éstos parecen entregarlo como un presente o regalo a la ciudad de Troya, pero el caso es que cuando los troyanos van a introducir este caballo gigantesco tras las murallas, Laocoonte se rebela, porque se da cuenta de que es un mal augurio, disparando una lanza contra este caballo, momento en el que surgen de la tierra dos serpientes, enroscando y matando a Laocoonte y a sus hijos. Ésa es la escena que representa esta escultura helenística y la que va a representar también El Greco en su Laocoonte. Él no va a copiar, estrictamente, esta obra helenística, sino que va a hacer una libre interpretación. Va a colocar, por un lado, a Laocoonte tendido en el suelo, luchando con una serpiente, junto a sus hijos también en posiciones muy extrañas, como es costumbre en la obra de El Greco, y apareciendo a un lado dos personajes que se ha especulado que podrían ser Apolo y Artemisa o Paris y Helena, ya que estábamos hablando de la Iliada, pero que también dicen que podrían ser Adán y Eva. Pero lo más curioso de esta obra, aparte de todo lo legendario, es el fondo del cuadro, donde hay un paisaje en el que aparece una ciudad. Esa ciudad tendría que haber sido Troya, pero no es Troya, sino la ciudad de Toledo y aquí entroncamos con una leyenda que habla de que Toledo en su día podría haber sido fundada por los descendientes de dos troyanos que serían Telemón y Bruto. De este modo, con esta obra, El Greco no sólo está haciendo honor a esa leyenda griega de La Iliada, sino que está colocando el origen mítico de la ciudad de Toledo en ese pasado legendario, heredero de la ciudad de Troya.



martes, 14 de noviembre de 2017

Necrópolis romana de El Pelícano, Arroyomolinos

En la población cercana, en su curso medio, al río Guadarrama de Arroyomolinos, existe una importante necrópolis que aún no habíamos traído al blog: la Necrópolis de El Pelícano. A pesar de que en 1991 Juan Antonio Ayllón manifestó la existencia del yacimiento, no fue hasta el año 2002 cuando se inició la primera intervención arqueológica. El descubrimiento más importante fue el producido en 2008, del que extraemos parte de una noticia aparecida en la edición digital del diario El País en el mes de julio de aquel año, que no es otro que el hallazgo de un importante mausoleo que ocultaba dos sarcófagos de plomo. Parece ser que la necrópolis está relacionada con dos cercanas villas romanas a menos de un kilómetro de distancia, la conocida como Villa de las Castañeras y Villa del Barranco de Zarzalejo.
Este fin de semana se celebrará, precisamente, en Arroyomolinos, la segunda edición del Congreso Internacional de Historia y Arqueología In Rure, donde se tratará sobre el mundo funerario en la Antigüedad y la Edad Media, congreso en el que se ha prometido hacer públicos nuevos descubrimientos sobre esta necrópolis.

Túmulo funerario subterráneo - Foto: elpais.com

Fuente: Rafael Fraguas - elpais.com 12/07/2008

Data del siglo IV de nuestra era y contiene restos humanos de siete cadáveres, así como dos sarcófagos de plomo, atravesados por maderos, que permanecen aún sin abrir bajo una bovedilla. Presumiblemente, uno de ellos perteneció a un patricio paterfamilias, morador de una villa romana próxima, y el otro fue colectivo; todos fueron enterrados en esta necrópolis, sobre una vaguada que hoy es una parcela a punto de urbanizar y que esconde muchos otros vestigios. Entre ellos figuran dos pilares de un atrio contiguo a los sepulcros, más una trama aldeana próxima a los mausoleos.
[...]El hallazgo incluye, además de los restos humanos, muretes domésticos de piedra y senderos, así como materiales cerámicos, terrasigilatas y fragmentos de ajuares de una secuencia anterior, hacia el periodo alto-imperial en torno al siglo I; y su evolución hacia las etapas visigoda, islámica y altomedieval, una alquería del siglo XIII.
La cámara contigua a los dos mausoleos formaba parte de los ritos funerarios de Roma. En ella se solía introducir hidromiel, que impregnaba su interior, donde, junto al cadáver, con sus atributos, fíbulas, cinturones, collares o diademas, se colocaba una muestra de banquete postrero.
[...]Encima de este sarcófago han sido hallados restos de hasta siete cuerpos humanos, procedentes de otros enterramientos ulteriores, dentro de la misma etapa. El sarcófago más pequeño, en esta ocasión colocado de forma vertical en el muro, podría pertenecer a un niño. En el perímetro de los dos mausoleos se encuentran dos pilares que jalonaban un atrio o nártex hoy desaparecido. 



domingo, 12 de noviembre de 2017

Ermita de San Elías, la Cueva de Sandaili y su ritual de fertilidad, Araoz-Oñati

Seguimos en Guipúzcoa para dejar constancia, en el blog, de otro ejemplo de ritual de fertilidad, de los muchos existentes en la Península Ibérica. No lejos del barrio de Araoz de Oñate, se encuentra la Ermita de San Elías, junto a la Cueva de Sandaili, en otro claro ejemplo más de simbiosis entre templo y cueva. Allí las mujeres de distintos pueblos subían a realizar sus distintos rituales de fertilidad que la fuente aportada más abajo, en esta ficha, describe con claridad. Se habla, en este caso, de que San Elías podría estar cristianizando a una vieja divinidad indígena del lugar. Así, llama la atención encontrar a un religioso, en este caso franciscano, de nombre Martín Mendizábal, estudiando estos asuntos, tan ocultados por los integrantes de la Iglesia, y relacionando el nombre de la cueva Sandaili, no con San Elías, sino con Santa Ylia, que especula podría cristianizando a una antigua divinidad de nombre Ivulia.

Foto: alavaentusbotas.blogspot.com

Fuente: Marian González - Diario Vasco 13/03/2011

Junto a las escaleras que suben hacia la ermita encontramos un abrevadero de piedra labrada, que recoge las gotas que rezuman de las paredes. Era el escenario de unas misteriosas ceremonias de fertilidad, que probablemente hunden sus raíces en remotas creencias de origen celta y que se prolongaron hasta la segunda mitad del siglo XX.
El etnógrafo José Miguel de Barandiarán recogía en su «Diccionario ilustrado de la mitología vasca», que las mujeres de Salinas de Léniz iban hasta Sandaili y sumergían en la bañera de piedra tantos dedos de la mano como hijos quisieran alumbrar. Entre las de Oñati, en cambio, la costumbre consistía en meterse en el agua hasta la cintura, «operación que se expresa con la palabra berau, ablandarse». Otras mujeres dejaban ofrendas de ceras y aceites, se lavaban las manos o mojaban ropas infantiles.
También caminaban hasta la gruta los habitantes de algunos pueblos alaveses cercanos, que venían a pedir lluvias en tiempos de sequía. Estos baserritarras rezaban a San Elías, a quien está consagrada la ermita de la cueva, pero en realidad ese nombre podría ser la adaptación cristiana de un viejo culto pagano. Y es que la denominación de la gruta, Sandaili, quizá no derive de San Elías sino de Santa Ylia según las investigaciones del franciscano Martín Mendizabal, y esta podría relacionarse con la diosa Ivulia.
En el fondo de la gruta se hallaron además huesos humanos y fragmentos de vasijas, probablemente de aquellos antepasados prehistóricos que iniciaron las ceremonias mágicas de Sandaili.


Foto: alavaentusbotas.blogspot.com




El macizo de Aizkorri, el dolmen de Tártaloexte y el gentil Tártalo, Guizpúzcoa

Volvemos a bucear en la rica mitología vasca. Y cuando hablamos de mitología vasca, siempre, o casi siempre, aparecen las montañas como protagonistas. Hoy nos acercamos al macizo de Aizkorri, al pico de su mismo nombre dentro de este conjunto montañoso, con 1528 metros de altitud. Junto a este pico, en un dolmen de nombre Tártaloexte, del que no hemos encontrado ninguna imagen, tiene su morada el gentil -aquellos gigantes deformes de la mitología vasca- Tártalo, de ahí el nombre del propio megalito como "casa de Tártalo". Muy cerca, en el monte Aketegi, también perteneciente al macizo de Aizkorri, tiene la diosa Mari otra más de sus moradas. En la cima del Aizkorri se construyó la Ermita del Santo Cristo, lo que nos da una prueba más de encontrarnos ante una antigua montaña sagrada, pues ya sabemos que este tipo de templos u oratorios no se levantaban aleatoriamente y menos en lugares de difícil acceso, como es la cumbre de una montaña.

Cima del Aizkorri y Ermita de Santo Cristo, con Peña Aratz emergiendo al fondo sobre un mar de nubes. Foto: deviajeporeuskadi.com

Fuente: Montañas sagradas en el País Vasco y su mitología - María Constanza Ceruti

Los megalíticos característicos del paisaje arqueológico de Euskadi aparecen en la mitología vasca como estrechamente vinculados a los míticos “gentiles” a quienes se caracteriza como gigantes -usualmente deformes- que moran en las montañas. “Tártalo”, un gentilemparentado con los cíclopes de la mitología
mediterránea, tiene su morada en un dolmen en el macizo de Aizkorri, cuya cima de 1528 metros constituye la máxima elevación de Guipuzkua. El paraje asociado con dicho megalito recibe la lógica denominación de Tártaloexte (“casa de Tártalo”). A la toponimia se suman los relatos folklóricos: el gentil Tártalo ha sido avistado personalmente por una anciana que pastorea en la región (Luis del Río, comunicación personal).

lunes, 6 de noviembre de 2017

Capela de San Alberte, Ribeira

Nos acercamos a la comarca gallega de O Barbanza, a la población de Ribeira, donde encontramos otro caso de simbiosis entre templo cristiano y lo que parece ser un antiguo santuario rupestre. Hablamos de la Capilla o Capela de San Alberte y el monte del mismo nombre, en cuya cima se encuentra la ermita, con lo que podemos decir, también, que estaríamos, seguramente, ante lo que fue un monte o montaña sagrada, de las tantas existentes en la Península Ibérica en general y en Galicia en particular. Por tanto tenemos tres elementos, como son la ermita o capilla, la roca sacra y la montaña que hacen sospechar sobre esta clara vinculación.
La panorámica alrededor es muy amplia, con una hermosa vista de Ribeira a un lado y el Parque Natural de Corrubedo al otro lado, característica que se suele dar en muchos de estos lugares.

Foto: xoanarcodavella.com



viernes, 3 de noviembre de 2017

Relieves del santuario romano de Frende, Frende-Baião

En el Museo Nacional de Arqueología de Lisboa se pueden contemplar sendos relieves en granito, de época romana, que proceden de un santuario romano hallado en Frende, freguesia del concelho -concejo- de Baião, en el distrito de Oporto. Los hallazgos están a caballo entre los siglos III y IV d. C., es decir, en el paso del paganismo al cristianismo, por lo que existen testimonios de ambas religiones en dicho enclave, así aparecieron tumbas antropomorfas paleocristianas, por lo que las divinidades que allí serían objeto de culto, fueron sustituidas, en el santoral, por la figura de San Juan Bautista. Pero centrándonos en los relieves, el primero representa una especie de curioso ritual en el que tres oficiantes, con una especie de manto en la cabeza o moño, no se sabe muy bien, ofician lo que han venido a interpretar, según el texto explicativo del propio Museo, como una especie de ritual de iniciación, con respecto a un cuarto individuo. Por último, el otro relieve representa lo que parece va a ser el sacrificio de un bovino.

Foto: agrupamento-vale-ovil.edu.pt

Fuente: Fichas del Museo Nacional de Arqueología (traducción del portugués)

Gruesa losa de granito con un relieve, en una de sus caras, que representa una procesión. En ésta, cuatro personajes de pie se encuentran cubiertos de ropa larga, pareciendo tener en sus cabezas unos moños de gran tamaño o unos mantos con los que cubren sus cabezas. Se trata de un cortejo iniciático, en el que un personaje saluda a otro, al que le siguen otros dos oficiantes. 
[...] La conducción de animales para el sacrificio y las procesiones documentan actos que se realizaban en los templos y que eran representados con frecuencia.



jueves, 2 de noviembre de 2017

El teónimo Quangeius, Malpartida de Plasencia

Traemos un teónimo que hasta ahora no había aparecido por el blog de nombre Quangeius. Lo hemos conocido a través de un estudio que se centra en la búsqueda de divinidades, ya fueran vetonas o romanas, en la zona noreste de la provincia de Cáceres. En lo que se refiere a esta divinidad y esta zona concreta, el único caso conocido de esta divinidad de facultades salutíferas, que ha sido asociado a distintas divinidades romanas, se halló en Malpartida de Plasencia, pero existen más ejemplos que se extienden, no sólo en zona vettona, sino por tierras de antiguos lusitanos, como Guarda, Coimbra o Castelo Branco. Como ocurre con muchos de estos teónimos, es muy poca la información que se puede hallar, más allá de la fuente que aportamos más abajo, con lo que, al menos, dejamos constancia de su existencia, a pesar de no poder profundizar más en su descripción, ni poder aportar ninguna imagen del ara o la inscripción de Malpartida de Plasencia.

Malpartida de Plasencia - Foto: panoramio.com

Fuente: Divinidades y lugares de culto vetones y romanos en el noreste de la provincia de Cáceres - Julio Gómez Santa Cruz y Julio Esteban ortega

Otra divinidad masculina que acumula atributos salutíferos es Quangeius, del que se documenta un único testimonio procedente de la localidad de Malpartida de Plasencia. Este Quangeius rebasa el Tajo y se prolonga hasta la zona de Portalegre y extiende su culto por la vertiente izquierda del río Mondego, entre las ciudades portuguesas de Guarda, Coimbra y Castelo Branco. Se ha considerado a Quangeius como una divinidad de carácter soberano, vinculado a Júpiter, y también, basándose en la etimología de la palabra, como un dios lupino o canino o en relación con una etnia que llevara el nombre de este animal. Quizás haya que vincularlo con Apolo que también tiene su vertiente lupina (Apolo Lyckaios).


 
Tweets por @IberiaMagica