martes, 3 de febrero de 2015

Las danzas de San Blas en Nuñomoral

Continuamos con los festejos de mitad de invierno. Si ayer le tocaba el turno a La Candelaria, hoy le toca a San Blas. Como ya hemos comentado en más de una ocasión -ayer mismo en relación a La Endiablada de Almonacid del Marquesado-, ambos suponen la cristianización del Imbolc celta y del culto a la diosa Briga, cristianizada con Santa Brigida, festividad del 1 de febrero, pero también con otras figuras cristianas, como la Virgen de la Candelaria o San Blas, días 2 y 3 de febrero. En Nuñomoral, población y concejo de Las Hurdes, que ya hemos visitado en más de una ocasión en esta web, hoy han estado celebrando a San Blas, con una serie de bailes ancestrales que encierran un gran simbolismo, como son la Danza de El Cordón, la Danza del Ramu y el Paleu, una típica danza, esta última, de paloteo típica de este concejo hurdano. El gran hurdanófilo Félix Barroso nos cuenta, como siempre en lo que se refiere a temas hurdanos.

Danza de El Cordón - Foto: Asociación Las Garrapatas

*Fuente: Félix Barroso Gutiérrez - digitalextremadura.com

...cuando los vecinos de Nuñomoral vuelcan su espíritu festivo sobre el estrecho valle en que se asienta el pueblo es el día 3 de febrero, la propia efemérides de San Blas.  Este día hay misa solemne y procesión en la que los llamados “ramajéruh” acompañan al santo con sus bailes, bajo los sones de la gaita y el tamboril.  El “Ramu de San Brá”, que antiguamente siempre era de tejo, preside la comitiva.  Años atrás, cuando la ermita de San Blas no se había convertido en un huerto patatero, los “ramajéruh” (danzarines del Ramo) hacían una parada frente a la ermita y ejecutaban unas antiguas danzas.
Terminando la misa, se despeja la plaza y se enseñorean de ella los danzantes y el tamborilero.  Toda una estampa folklórica, con la solera de muchos siglos a sus espaldas, cargada de colorido y con  remembranzas de antiguos rituales pastoriles absorbidos y asperjados por la Iglesia, se despliega  en aquel recinto al aire libre.  La danza del “Ramu” siempre fue la primera, con muchos castañueleo y mucha reverencia y cánticos al santo.  Le sigue el “Paleu” (danza de paloteado) y, finalmente, se termina con “El Cordón”.  Al acabar, el Ayuntamiento de Nuñomoral invita a todos los asistentes a un enjundioso aperitivo, bien regado por el vino de La Sierra.
Antes, había un día más de fiesta: “San Brasinu”, cuando los “ramajéruh” continuaban bailando por Nuñomoral y otros pueblos del concejo, realizando una cuestación, que casi siempre era en especie, lo que les daba para celebrar una merendola por todo lo alto. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica