lunes, 23 de febrero de 2015

El Canchal del Rey, Santibáñez el Bajo

Félix Barroso es un habitual ya de este blog. En nuestras distintas fichas dedicadas a tradiciones y enclaves hurdanos hemos utilizado sus artículos como fuente, como gran antropólogo y conocedor que es de aquella bella y llena de vida comarca de Las Hurdes (el tinte tétrico que se le ha querido dar a aquella tierra, por tanto, no se ajusta a la realidad). Pero Félix, además, es un gran amante de la arqueología, lo que le ha llevado a patear cada uno de los rincones de su municipio, Santibáñez el Bajo, y otros muchos más de la comarca de Tierras de Granadilla y las vecinas Hurdes, dando a conocer lugares como el abrigo rocoso que hoy traemos: el Canchal del Rey. Este lugar fue un refugio calcolítico, donde han aparecido fragmentos de cerámica calcolítica, además de una piedra moledera y cuarcitas trabajadas. Pero lo que más llama la atención es una piedra hallada hace unos años, cuyo descubridor la dio a conocer a Félix y a sus acompañantes en estas búsquedas, la cual muestra unos curiosos grabados. Cierto es, en opinión propia, que parecen de factura muy posterior, pero, por el contexto en el que se han hallado, merecen la mayor de las atenciones de cara a esclarecer el auténtico origen de estos grabados. La piedra moledera, hallada en el lugar, hace creer que fuera un abrigo rupestre que cumpliera la función de habitación o refugio, aunque de ser propios de aquella época los grabados de la piedra mencionada, bien pudiera haber cumplido también dicho abrigo una función de culto, pues recuerda a ciertas plaquetas de arte mueble colocadas como ofrendas en covachas de este tipo; pero esto no deja de ser, no ya una mera especulación, sino una comparación con un tipo de arte y de culto de tiempos mucho más lejanos, como son los del Paleolítico. Las fotos, con las que ilustramos la ficha, fueron realizadas por Félix Barroso ayer mismo.

Fotos: Félix Barroso Gutiérrez


*Fuente: Félix Barroso Gutiérrez

Covacha o abrigo rocoso conocido como CANCHAL DEL REY. Debe este nombre, como se aprecia en la fotografía nº 4, a que visto a una prudencial distancia, semeja el corpachón de un rey: el bolo granítico de arriba vendría a ser la cabeza, y el resto el enorme cuerpo, que se nos antoja cubierto por un gran manto pétreo. Hemos colocado en primer plano, en la entrada a la covacha, una piedra moledera y unos fragmentos de cerámica calcolítica, que aparecieron dentro del abrigo. También hemos encontrado cuarcitas trabajadas. Ello nos confirma que esta covacha fue un refugio de gentes del Calcolítico o Edad del Cobre, hace unos 5000 años, aproximadamente. Las tres últimas fotos hacen mención a una piedra hallada hace ya años en la covacha. Según nos refirió la persona que la encontró, también apareció lo que él llamaba "un pucheru boquianchu" y "ótruh cáchuh cumu de tiéhtuh y de tinajónih". Esta piedra presenta unos curiosos grabados, cuya interpretación nos llevaría muchas páginas. Desde los canchos donde se encuentra la covacha, se divisa una enorme extensión de paisaje típicamente mediterráneo aunque con ciertas influencias atlánticas: cientos de encinas que conforman los llamados "ciérruh" o "cercáuh", que se acompañan por infinidad de especies arbustivas que forman el sotobosque. Todas estas panorámicas se extienden hasta la brega del río Alagón. Las fotos fueron obtenidas esta misma tarde. ¡Salud!.


Fotos: Félix Barroso Gutiérrez


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica