viernes, 10 de octubre de 2014

La sacralidad del Monte Deva, Deva-Gijón

Nos acercamos a Asturias para hablar de un monte sagrado más que añadir a la lista de los que por aquí han ido apareciendo. Nos acercamos a Deva, parroquia del concejo de Gijón, que nos trae el recuerdo de la divinidad céltica Deva, relacionada con el culto al agua -de ahí los varios nombres de ríos-, y cuyo nombre se ha registrado incluso como divinidad en el propio hinduismo, lo que nos hace creer que quizás estemos ante un teónimo que va más allá del mundo céltico, hundiendo su raíz en los cultos indoeuropeos, entre los que se encuentra la propia cultura celta, pero no siendo, por tanto, una diosa exclusiva de este antiguo pueblo que habitó la Península Ibérica. Pues bien, la parroquia gijonesa toma el nombre del propio monte sobre cuyos pies se encuentra: el Monte de Deva. En este monte existen túmulos del Neolítico, además de un buen número de leyendas con las xanas, personajes femeninos de la mitología asturleonesa, de protagonistas. Julio Caro Baroja, en su obra "Las brujas y su mundo", las asimiló a la diosa Diana -Artemisa en la mitología griega-, como una variante de un mito común dentro de las mitologías indoeuropeas. Sería, básicamente, el mismo personaje mitológico que las anjanas cántabras.

Gijón visto desde el Monte Deva - asturiasenimagenes.com

*Fuente: David Madrazo

Estamos en un lugar sagrado, en el concejo de Gijón. Estamos en el Monte Deva, que, como la toponimia indica, hace referencia a divinidad celta. Es un monte precioso y sagrado, hay túmulos del Neolítico, leyendas de xanas, esas divinidades mitológicas asturianas en forma de mujer, vinculadas al agua y a muchos lugares después cristianizados. Se cuenta que algunas xanas, por el Monte Deva, tenían hijos, llamados xaninos, y como no podían darles de mamar, se colaban en las casas y cambiaban a los recién nacidos humanos por sus hijos, con el objetivo de que les dieran de mamar y cuando las mujeres se daban cuenta de que estos seres eran peludos  -a diferencia de sus bellas madres, las xanas-, además de pequeños y feos, gritaban horrorizadas, con lo que los xaninos también gritaban, viniendo las xanas para llevárselos. Son tradiciones que aún siguen siendo contadas por los más mayores, igual que la noche de San Juan, que hay una fuente, aquí próxima, del río Peñafrancia, donde paraban peregrinos del Camino de Santiago, por lo que seguimos hablando de sitios sagrados, contando que la noche de San Juan se aparecen la xanas, que bailaban celebrando la llegada del Solsticio de Verano en el Monte Deva. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica