jueves, 29 de enero de 2015

La Estela de Kurutzetako Ama Birjina, Forua

Nada conocemos sobre el origen de la Estela de Kurutzetako Ama Birjina, si fue descubierta y en qué momento, si siempre se encontró visible, como ocurre en otros casos, hasta su musealización, si fue llevada a un lugar en concreto para reutilizar la piedra, etc. Lo que sí sabemos es que pertenece al municipio vizcaíno de Forua, en la comarca de Busturialdea, y que posteriormente fue llevada al Museo Histórico Vasco de Bilbao, habiendo una reproducción en Baldatika, población del propio municipio de Forua. La pieza es muy curiosa, porque en muy distintos momentos, el ser humano ha ido dejando en ella su huella. Fue ara prerromana, romana, además de en la Edad Media y en la Edad Moderna; un auténtico libro de historia en forma de grabados.

Reproducción colocada en Baldatika - Foto: urdaibai.org

*Fuente: urdaibai.org

Hemos podido comprobar la existencia sobre las tres caras de la estela de dos tipos diferentes de incisiones: una de grabado grueso y profundo, utilizado para abrir los motivos antropomorfos y discoideo que se encuentran centrados en las caras que ocupan; y otra, infrapuesta a la anterior, de naturaleza más fina y menos profunda, destinada a dibujar los motivos geométricos a base de líneas paralelas y figuras circulares que en todos los casos se presentan incompletas.
Esta sucesión de trazos marcados en la pieza son evidencias de las diferentes épocas y usos por los que ha pasado la estela de Kurutzeko Ama Birjina. Realmente se pueden diferenciar dos grandes etapas, que coinciden con las dos variantes presentadas por las incisiones: la medieval-moderna y la romana.
[...] No se conserva la totalidad de la estela original, solamente parte de la mitad superior, lo que explica que las decoraciones se presenten incompletas. Para conocer la forma y la iconografía de la pieza hemos de acudir a aquellas otras con las que presenta grandes semejanzas. Estas son las estelas localizadas en Andra Mari de Jainko (Arrieta) y Andra Mari de Parezi (Busturia). Se trata, en ambos casos, de estelas funerarias cuya iconografía (tipo T4) pertenece a un conjunto epigráfico más complejo, en formas y decoraciones, difundido en Bizkaia. Su cronología se sitúa entre finales del siglo I a. C. y los primeros siglos de la presencia romana (s. I-III d. C.). Se trata de una producción que se desarrolla bajo el influjo romano, en técnicas de talla y en estereometría del soporte, pero que porta unos elementos decorativos autócotonos, propios de la sociedad local de tradición indígena. Es por tanto un fragmento de una estela funeraria indígena, tallada ya en época romana, procedente de la necrópolis de un castro próximo, quizás el de Kosnoaga en Gernika-Lumo.

Distintos grabados del ara - Foto: urdaibai.org


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica