jueves, 29 de enero de 2015

La Botarga del Niño Perdido, Valdenuño Fernández

El pasado año hablamos de la fiesta de Las Botargas y Mascaritas de Almiruete, en la comarca de la Sierra norte de Guadalajara; hoy nos acercamos a un lugar bastante cercano, en la vecina comarca de Campiña del Henares, para hablar de La Botarga del Niño Perdido, en Valdenuño Fernández. Esta fiesta, relacionada con los ritos invernales, de los que emana también el propio Carnaval, tiene como protagonista principal a La Botarga, personaje muy colorido que representa el jolgorio de la próxima primavera que está por llegar. Como todas estas fiestas, con el transcurrir de los siglos fue cristianizada, para pasar a convertirse en un sincretismo que nos recuerda, en cierto modo, a esos rituales existentes al otro lado del océano, donde se mezcla lo precolombino, con lo cristiano en algunos países iberoamericanos, como, por ejemplo, Méjico.
En esta festividad, además de La Botarga, las ancestrales danzas del paloteo también hacen acto de aparición.
Pero dejemos que sea un texto extraído de la magnífica web "A Salvo del Olvido" quien nos cuente.

La Botarga y los danzantes - asalvodelolvido.es

*Fuente: asalvodelolvido.es

Entre la niebla se escuchan los cencerros. Son las 9 de la mañana del domingo después de Reyes. Comienza La Botarga. 8 danzantes serán los encargados de “palotear”,  uno el encargado de marcar el ritmo con el tambor y “el botarga” con máscara, vestido de colores, de manera tosca y con cencerros a la espalda será el encargado de asustar a la gente y de recaudar dinero.
La “botarga”, morrache, guirrio, sidro, zamarrón o zamarraco es un personaje de origen pagano, procedente de la mitología celta prerromana, que fue incorporado a las festividades católicas como representación del jolgorio y de la lujuria o incluso del mal. Muchas de las fiestas cercanas al carnaval cuentan entre los personajes con “botargas” aunque reciban diferentes nombres. El caso de Valdenuño Fernández es llamativo también por el nombre de “La Botarga del niño perdido” , que hace referencia a una leyenda del S. SXVII en la que se perdió un niño el día de Reyes y que apareció finalmente en la iglesia. La fiesta comienza cerca de las 9, cuando los 10 mozos van casa por casa preguntando por el niño perdido… y ya de paso probando los dulces y el pacharan que la gente del pueblo les tiene preparado, agasajándolos con breves paloteos. 
A la 1 y media tiene lugar la misa, en la que los mozos y también el botarga, lo que es bastante llamativo, entran a la iglesia. Lo normal es que estos personajes que simbolizan el mal se queden a las puertas de la Iglesia. Dentro el botarga hará saltar por los aires el cesto con la recaudación de misa y dará comienzo al espectacular paloteo después de arrodillarse ante la imagen del niño perdido. Después de comer, una breve procesión recorrerá la calle principal llevando en andas la imagen y de vuelta a la iglesia  y tras otro paloteo en el templo los danzantes lanzarán naranjas a La botarga y ya de paso al resto de asistentes.


Foto: descubrecastilla.blogspot.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica