jueves, 14 de enero de 2016

Enterramientos en la Motilla del Azuer, Daimiel

Para estudiar la Edad del Bronce en la Penínula Ibérica, unos de los mejores exponentes, junto a la cultura argárica del sureste, lo constituyen las motillas manchegas, que forman parte de lo que se conoce como Bronce Manchego. La más importante de todas ellas es la Motilla del Azuer, la cual se encuentra en el municipio de Daimiel. Una de las curiosidades de este poblamiento fortificado del Bronce resulta ser un pozo, que se considera aún, a día de hoy, la estructura hidráulica más antigua documentada en la península; pero el motivo de nuestro acercamiento a este yacimiento se da por una serie de enterramientos, que configuran el enterramiento tipo más habitual, no sólo del Bronce Machego, sino del Bronce peninsular en general. Éstos se documentan en el interior del poblado, inhumándose los adultos en posición lateral flexionada y con algunos niños en el interior de vasijas.
De este modo, a diferencia de épocas posteriores, nuestros antepasados de la Edad del Bronce querían tener cerca de ellos los restos de sus familiares ya difuntos, incluso junto a los muros de sus viviendas.

Enterramiento en Motilla del Azuer - Foto: motilladelazuer.es

*Fuente: motilladelazuer.es

La distribución de los enterramientos coincide con el área del poblado, en un ritual frecuente en la mayoría de culturas de la Edad del Bronce en la Península. Los difuntos se inhumaban en posición lateral flexionada, dentro de fosas simples, o bien revestidas por muretes de mampostería o lajas hincadas, que en ocasiones se adosaban a los muros de las viviendas o a los paramentos exteriores de la fortificación. Algunos niños se depositaron en el interior de vasijas. Los ajuares son escasos y poco representativos, constituidos por vasos de cerámica, puñales de remache y punzones de cobre arsenicado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica