jueves, 5 de noviembre de 2015

La Luminaria de Fontanarejo, Fontanarejo de los Montes

Vamos a dar un salto en el tiempo, entre el momento que acabamos de dejar atrás, el Samaín -o Samhain- protagonista en nuestra anterior ficha y el periodo que llegará en seis meses, cuando hayamos dejado atrás otras dos celebraciones que están por llegar, la celebración del Solsticio de Invierno, actualmente llamado Navidad, y el Imbolc a finales de enero y principios de febrero; estamos hablando del Beltaine, del que tantas manifestaciones hemos traído este año en forma de "mayos". Hoy encontramos un ejemplo más en torno a este festejo de mitad de primavera y de inicio de verano pastoral. Hablamos de la Luminaria de Fontanerejo de los Montes, en la comarca de Montes de Toledo. En esta celebración, también conocida como Las Lumbres o La Fiesta de la Romera, una planta aromática, como es el romero, se convierte en la protagonista. Se hacen fardos con ramas de este arbusto que se distribuyen por las calles del pueblo para ser quemadas el 30 de abril a la caída de la tarde. Se cuenta que su origen se encuentra en un acto simbólico de purificación de pestes y epidemias que azotaron al pueblo, pero, como ocurre con tantas de estas explicaciones en relación a otros muchos rituales, no dejan de ocultar un origen mucho más ancestral y lejano en el tiempo que el que se narra. Estamos en un claro festejo simbólico en torno a la exuberancia de la primavera, con el simbolismo, además, del fuego purificador.

Luminaria de 2011 - fontanarejo.wordpress.com

El romero se va a buscar a tres o cuatro kilómetros del pueblo y se colocan los fardos en las puertas de las casas, iniciándose la lumbre. Pronto se forma una humareda muy densa y de color blanco que inunda de humo y olor todas las calles, introduciéndose también en las casas, pues se dejan las puertas y las ventanas abiertas para que el humo circule por las viviendas, tratando de que impregne también la ropa y el ajuar doméstico. El pueblo visto desde el monte, como se puede contemplar en la fotografía que aportamos, parece que fuera la Roma de Nerón pasto del fuego. Los dueños de las casas controlan con un palo el fuego y procuran evitar que los niños y jóvenes desparramen las cenizas, como es tradición, apareciendo, por tanto, la ceniza, como símbolo protector, junto al romero, tan utilizado en los mayos y enramadas de esas fechas y el fuego, como ya se dijo, como elemento purificador. La ceniza ya se sabe que tiene un papel muy importante dentro de la celebración carnavalesca, otro festejo anterior a los festejos de mayo o del antiguo Beltaine celta; así, con la cristianización de dicho festejo, se habla del Miércoles de Ceniza, pero en otros carnavales mucho más ancestrales, donde los elementos precristianos son mucho más evidentes, como en el carnaval hurdano -Carnaval Jurdano-, del que ya hemos hablado por aquí en más de una ocasión, toma también un papel muy importante a través del personaje conocido como el "Tíuh de la ceniza", que va embadurnando con ceniza a todo el que se ponga por delante, teniendo un significado protector para el que con ella se tizne.
Volviendo a Fontanarejo de los Montes, diremos, que además de la Luminaria, la jornada nocturna del 31 de abril finaliza con el canto de los mayos ante la "cruz de mayo" realizada para esa fecha. La fiesta continua los días 1 y 2 de mayo, con los mozos engalanando las ventanas de las mozas y novias del pueblo que les gustan con las "enramás", que se hacían, principalmente con ramas de álamo blanco, aunque antiguamente también se utilizaba el espino. Esta tradición, de fecundidad, se ha perdido en la actualidad.
Recomendamos la lectura del artículo "La Luminaria de Fontanarejo (Ciudad Real)", de Emilio Blanco Castro, publicado en 1994 en la Revista de Folklore número 168, de donde hemos extraído la información para escribir estas líneas sobre esta celebración.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica