sábado, 28 de marzo de 2015

Pedra Alta de Castrelo do Val, Castrelo do Val

En un paraje conocido como Pedra Alta, lo que delata que tiempo atrás nuestra protagonista de hoy estuvo estuvo hincada, posiblemente desde su creación, allá por la transición, durante la Edad del Bronce, del II al I milenio a. C., se encuentra la conocida como Pedra Alta de Castrelo do Val, en la comarca orensana de Verín, pieza encuadrada dentro las conocidas como estelas de guerrero. Esta se encuentra en el Museo Arqueológico de Orense y destacan, en la misma, principalmente, dos grabados o figuras, una, la representación de un escudo y otra de un carro, iconografía, por otra parte, bastante habitual en este tipo de estelas consideradas funerarias, aunque también se dice de ésta, en concreto, que pudo cumplir una función delimitadora entre territorios.



*Fuente: Alberte Reboreda Carreira y Eduardo-Breogán Nieto Muñiz

Desde el punto de vista iconográfico, los elementos más significativos y relevantes son el escudo y el carro. El escudo aparece representado por medio
de tres círculos concéntricos y una escotadura en uve además de una posible abrazadera horizontal. Este tipo de escudos están presentes en Irlanda
(Cloonlara, Clonbrin, Annandale), Dinamarca (Museo Nacional) y Suecia (Nackhälle) y también en el Mediterráneo (Chipre y Creta), de donde son originarios, según varios autores.
En lo que se refiere al carro, que se conserva en malas condiciones, presenta una incisión más fina que el resto de los motivos, quizás a causa de la mayor
precisión que exige su grabado. Los carros son frecuentes en las estelas del área del río Tajo/Tejo y son una muestra de la interacción entre las culturas del Mediterráneo y las que habitaban la Península Ibérica en la transición del II al I Milenio antes de Cristo. El de Pedra Alta aparece tirado por dos
cuadrúpedes, probablemente caballos. La perspectiva utilizada para grabar el carro es la conocida como perspectiva torcida, ya que permite observar este
vehículo desde dos puntos de vista simultáneos.
Nunca antes apareciera en Galicia un grabado prehistórico datado en la Edad del Bronce con un escudo y un carro de estas características.
La distribución de los motivos es la que sigue: el escudo ocupa el lugar central, a modo de emblema; sobre él se dispone la espada, que aparece envainada y sustentada por una correa que hace que se cruce en diagonal por delante del pecho del “guerrero”. En la parte inferior del escudo se representa un carro tirado por cuadrúpedes y, por debajo, una posible lanza grabada en horizontal que ocupa todo el ancho de la estela. En el reverso de la pieza
aparece grabada una alineación de tres cazoletas y una cuarta aislada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica