miércoles, 14 de mayo de 2014

Estela funeraria de Ameixial I, Ameixial-Loulé

Recurrimos de nuevo a la obra de J. Ramón Rivera para hablar de la Estela funeraria de Ameixial I, hallada en Ameixial, una freguesía perteneciente al concelho o municipio de Loulé, en el Algarve, territorio que se corresponde con el actual Distrito administrativo de Faro. Esta estela tiene un origen turdetano y según la traducción de la inscripción que contiene realizada por el autor que traemos, del que adquirí el libro por correo con dedicatoria incluida, un hombre se la dedica a su difunta esposa.
J. Ramón Rivera considera que la antigua lengua tartésica pertenecía al grupo indoeuropeo y con mayores similitudes al griego que al latín. Entiende también, como ya dijimos anteriormente en la ficha dedicada al vaso de plata del tesoro íbero de Santiago de la Espada, que estos pueblos eran monoteístas.
Enlazamos además a un vídeo en el que se da la musicalización de la inscripción de esta estela a cargo del músico, musicólogo e historiador de la música -principalmente del mundo antiguo ibérico-, Ángel Román Ramírez, quien pone la voz a esta pieza compuesta por Benjamin Simao.

Recreación de la estela con la inscripción - escritadosudoeste.no.sapo.pt

*Fuente: Tartesios, íberos y celtíberos: sus escrituras y su lengua. J. Ramón Rivera.

ABA KU BA
NKUSSON DU OR
KUAI EMA
OBUBA DO KUM
KUR KUNA BA
KU BA

¿A dónde fue la juventud?. Esposa, entrégate a Aquel que resucita a los muertos.

El sustantivo NKUSSON con el que se nombra a "Aquel que resucita a los muertos" denota un claro concepto religioso: es una metáfora de la vida eterna. Parece como si el viudo reflexionase y le recomendase a su esposa fallecida, pasada ya la juventud, que confíe en Él, que se entregue a Él.

Filóstrato, el sofista y rétor griego de Lemmos, quien vivió entre los siglos II y III d. C., estaba convencido de que los turdetanos creían en una vida futura, en la inmortalidad, y era por esta razón por la que celebraban los funerales con cánticos de victoria, carmina mágica, y Agustín de Hipona, el más célebre de los padres de la Iglesia Católica latina y en su juventud practicante de la fe maniquea, creyó que los sacerdotes y sabios tartesios habían reconocido la verdadera doctrina por sus propias fuerzas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Tweets por @IberiaMagica