martes, 22 de enero de 2013

Posible templo fenicio en El Castellar, Villena

Hoy nos acercamos a un municipio muy rico en arqueología, sobre todo de la Edad del Bronce, donde destaca por encima de cualquier hallazgo el conocido como Tesoro de Villena, el segundo tesoro de vajilla áurea más importante de toda Europa, tras el de las Tumbas Reales de Micenas. También es de destacar, en el mismo periodo, el Tesorillo del Cabezo Redondo, que toma el nombre del cerro donde se asentaba un poblado argárico, en una zona limítrofe entre la Cultura Argárica y el Bronce Valenciano.
Pero nuestra ficha de hoy está dedicada a la huella que en el territorio del actual municipio dejó el mundo púnico. En concreto nos acercamos al Yacimiento de El Castellar, en plena Sierra de En medio, un poblamiento fenicio fortificado, allá por el siglo VI a. C., donde entre sus restos destaca, por encima de todo, la muralla de piedra con cuatro torres, pero también los restos de un edificio de planta rectangular, situado en la zona central y más alta del promontorio, que los arqueólogos están interpretando como un templo o centro religioso.

Restos del posible templo púnico - elperiodicodevillena.com

*Fuente: Pérez Gil, diarioinformacion.com - 29/11/2012

Para Esquembre la muralla era mucho más que un elemento defensivo. Confería prestigio y autoridad y su existencia es una demostración de poder, un centro aglutinador donde los fenicios hacían intercambios religiosos y comerciales con los indígenas.
Todas las edificaciones del poblado fenicio del Castellar, tanto privadas como públicas, de carácter industrial o artesanal, se organizaban en torno a un edificio principal que marca toda la trama urbana. En la zona central y más elevada del cerro los arqueólogos de Arpa Patrimonio han localizado un edificio rectangular. Está construido con muros de mampostería irregular y suelo de losas con tres divisiones. Mantiene una orientación ritual al Este que sugiere que su eje longitudinal buscaba la oposición astronómica del sol naciente en el solsticio de verano. Para los directores de la excavación, Marco Aurelio Esquembre, Daniel Tejerina y José Ramón Ortega, se puede tratar de un centro religioso, junto al cual existe otro de menores dimensiones orientado hacia el Oeste y consagrado a una divinidad. Los arqueólogos creen que podría estar dedicado a Melkart, que era una deidad marina, protectora de la navegación, la colonización y el comercio. Pero también de la fertilidad asociada a la agricultura, por lo que en su interior, que contaría con altar y capilla, se realizaban ceremonias rituales de muerte y resurrección buscando su favor.

Muralla del Poblado de El Castellar - elperiodicodevillena.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica