martes, 5 de julio de 2016

El Roble del Campillo, Alcoroches

Seguimos tras las huellas de árboles emblemáticos para distintas comunidades humanas; y nunca mejor dicho lo de "huellas", pues hoy traemos un ejemplo de árbol ya desaparecido en Alcoroches, municipio de la comarca del Señorío de Molina-Alto Tajo, el conocido como Roble del Campillo o de la Sesma. En su lugar existe un monumento dedicado al árbol con un cartel conmemorativo. Junto a él se reunían los representantes como mandato imperativo -a diferencia de la supuesta representación que hoy en día se promulga- de las sesmas -o sexmas-, que eran las antiguas divisiones territoriales que componían la comarca de Molina de Aragón. Como muestra de la unión existente alrededor de este roble, ya desaparecido, traemos unas líneas del prólogo de una novela publicada en 1895 escrita por Enrique Arauz Estremera. Como ocurre con tantas otras poblaciones, el árbol totémico de la localidad aparece reflejado en su escudo.

El roble se encontraba en el lugar que ocupa el banco y su construcción adyacente - Foto: El Jardín de los Botánicos


Fuente: Enrique Arauz Estremera en la novela "La hija del Tío Paco o lo que pueden dos mil duros" (1895)

La elección de diputados sesmeros se hacía reuniéndose los comisionados de los pueblos en los puntos designados por remota costumbre; y cuando para dichas elecciones o para tratar asuntos de interés general se convocaba la sesma de la sierra, los comisionados deliberaban bajo la sombra del roble del Campillo, en el término del pueblo de Alcoroches. Y es muy de notar que los habitantes de este Señorío, como los del de Vizcaya, buscaran el roble, símbolo de la fortaleza y de la gloria, para bajo su protección tener sus honradas juntas, y a la vista de Dios y a la de sus montañas hacer más solemnes sus acuerdos y más públicas sus benditas libertades. ¿Qué huracán ha barrido éstas, y que otra mal llamada libertad nos ha esclavizado?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica