viernes, 14 de noviembre de 2014

Pila bautismal serpentiforme, Muros

En esta ocasión nos acercamos al medioevo, cómo no, rastreando cultos más antiguos, pues nuestra predilección se centra, como ya sabéis, mayormente, en la sacralidad ibérica de la Prehistoria y de la Edad antigua. Esta semana, gracias a una publicación de nuestra web hermana, Otra Iberia, creada por nuestro amigo Felipe Perea, un gran viajero y rastreador, igualmente, de la ancestralidad que, abundantemente, y en contra de todo, aún se manifiesta por buena parte de la geografía de la piel de toro, hemos conocido la existencia de la pila bautismal románica de la Iglesia de San Pedro, en Muros, en la comarca gallega de su propio nombre. Ésta tiene una serpiente esculpida en el propio cuenco de la pila, es decir, dentro del agua. Para el cristianismo, y la religiones bíblicas en general, la serpiente simboliza el mal, con lo que resulta sorprendente esta creación, aunque, quizás ya no nos sorprenda tanto, si nos vamos percatando de la gran cantidad de símbolos de origen pagano y ancestral que esconden numerosas manifestaciones en forma de celebraciones, rituales y creaciones artísticas cristianas, como a la que hoy estamos dedicando ficha.
Antiguamente la serpiente no tenía una connotación negativa, más bien lo contrario, así simbolizaba desde la inmortalidad -pues el cambiar de piel era interpretado como un morir y un volver a nacer de forma simultánea-, a la salud, como facultades sanadoras -así la serpiente del báculo de Asclepio-, y, sobre todo, la sabiduría. Con todo esto, naturalmente, el artista, quiso otorgar un poder mágico y sanador a las aguas que esta pila contuviera y, sobre todo, ser un continuador en ese culto que ya se manifestó en aquellas tierras mucho antes en la Pedra da Serpe, a la que dedicamos ficha hace tiempo y que bien menciona Felipe Perea en el texto que traemos como fuente.

Foto: Felipe Perea - otraiberia.es

*Fuente: Felipe Perea, otraiberia.es

Hace ya unas semanas hablamos de la importante presencia de la Serpiente en el imaginario artistico Universal; en el mundo Pagano, como dadora de vida, sanadora de enfermedades, portadora de la sabiduría; en el mundo Cristiano, como representacion del mal, del demonio y del pecado; tambien en otras epocas como símbolo Alquímico y de lo coulto. No olvidemos tambien su fuerte influencia en lugares donde el Cristianismo no pudo acabar con la presencia de religiones y ritos anteriores fuertemente enraizados en los habitantes de aquellas zonas; pues bien, hoy volvemos a reencontrarnos con la figura del Ofidio que ya vimos en la mágica “Pedra da Serpe” (Gondomil-La Coruña), y visitamos un lugar no muy alejado,  ligado tambien con este animal, aunque en este caso ya incluido dentro de un Templo Cristiano, como es la bella Colegiata de San Pedro de Muros, donde nada mas al entrar por su puerta principal, el visitante queda asombrado, al encontrar en la Pila de santigüar de la derecha (una antigua Pila bautismal Romanica) una serpiente enrollada dentro de la misma es forma de espiral y sumergida en su totalidad debajo del agua bendita.



2 comentarios:

  1. Otra curiosidad que aprendo hoy. La verdad es que es una pila bautismal misteriosa y bella por igual.

    ResponderEliminar
  2. Sí que es tanto bella, como misteriosa, Euterpe. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

 
Tweets por @IberiaMagica