lunes, 20 de enero de 2014

Las Luminarias de San Antón, San Bartolomé de Pinares

Hasta hace bien poco estuvimos haciendo un recorrido por unos cuantos de los múltiples festejos que rodean las celebraciones del Solsticio de invierno. Apenas han pasado unas semanas y seguimos con el ciclo solar y el paso poco a poco de la estación invernal en la que nos encontramos. Como es bien sabido, casi todas las celebraciones giran en torno al paso de las estaciones, marcadas por los solsticios y los equinoccios, además de sus fechas o periodos intermedios. Es precisamente en uno de estos últimos periodos en el que nos encontramos, pues, aunque aún no hemos llegado a la mitad del invierno, se puede decir que las festividades alrededor de este momento del año empiezan a aflorar durando varias semanas. La festividad más conocida de este periodo sería el propio Carnaval, aunque hoy vamos a centrarnos en una de las manifestaciones en torno a San Antón, el santo eremita, que se celebró hace tres días. Alrededor de la simbología del propio santo y de las celebraciones en su honor confluyen numerosos elementos que nos retrotraen a una ritualidad mucho más antigua que el propio cristianismo.

Luminarias de San Antón, 2014. Carlos González Ximénez

En este mes de enero en la antigua Roma, por ejemplo, se realizaban rituales religiosos de purificación para el ser humano, los campos y también los animales; ya se sabe que San Antón es el patrón, entre otras atribuciones, de los animales. El reparto de los panecillos de San Antón se asemeja a lo narrado por Ovidio en Fastos en relación a esta festividad romana: "y ofrendad sobre las hogueras aldeanas los anuales pastelillos". El cerdo -jabalí en algunas representaciones- era el animal que acompañaba a San Antón, animal consagrado también a distintas divinidades paganas. En la noche previa a San Antón son también muchas las hogueras que se encienden, en un ritual que parece ser una continuación del propio Solsticio de invierno, con el fuego como elemento purificador. Es el caso que hoy nos ocupa, el de Las Luminarias de San Antón de San Bartolomé de Pinares, pueblo de la Comarca de Pinares, cerca del río Alberche. Esa noche, en San Bartolomé de Pinares, se encienden unas veinte hogueras por las calles del pueblo, sobre las que pasarán casi un centenar de caballos en un acto de purificación de los mismos que, según se cuenta, viene desde hace unos doscientos años cuando una epidemia acabó con todos los caballos del pueblo. No quitándole verosimilitud a esta afirmación, apostamos, en su trasfondo, por un pasado mucho más lejano para esta celebración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica