lunes, 26 de agosto de 2013

Crómlech dos Almendres, Nossa Senhora de Guadalupe - Évora

Hace escasos días, visitamos el más importante de los megalitos existentes en la Península Ibérica, y uno de los más importantes de todo Europa, el Crómlech de los Almendros o Cromeleque dos Almendres en portugués. Su importancia radica no sólo en su extensión y en el gran número de monolitos que lo componen, sino en su buen estado de conservación. Ya lo nombramos en este blog cuando, en los primeros meses de su existencia, dedicamos una entrada a los megalitos de la región del Alentejo, la mayor concentración megalítica ibérica, calificación que podríamos hacer extensiva a toda la parte suroccidental de la Península, a pesar de que existen otros lugares de gran concentración como, por ejemplo, el Pirineo occidental.
El conjunto es muy antiguo, pues va de finales del VI Milenio al III a. C., con distintas etapas en su construcción y uso cultual que van del Neolítico inicial, al medio y final. El Crómlech se encuentra no lejos de Nossa Senhora de Guadalupe, freguesia perteneciente al concejo o concelho de Évora.
La ficha la ilustramos con la traducción del texto explicativo existente en este enclave, además de con un vídeo que pudimos grabar de este fabuloso monumento prehistórico, donde se pueden observar los grabados existentes en algunas de las piedras, y una fotografía. Sólo podemos decir, desde nuestra humilde visión, que el lugar sobrecoge y emociona, a pesar de que nos hubiera podido permanecer más tiempo en él y esperar a uno de los, siempre, más mágicos momentos del día: la puesta de Sol. Pero no pudo ser, a ver si para otra ocasión.



*Fuente: Cartel explicativo junto al crómlech (traducción del portugués)

Monumento prehistórico ("crómlech") constituido por una centena de menhires de formas y dimensiones diversas que se distribuyen de forma aproximadamente elipsoidal, a lo largo de un eje orientado en el sentido Este-Oeste.

Durante su reconocimiento en los años 60 del siglo XX, la mayoría de los menhires, conocidos localmente como "piedras talladas" debido a su forma, se encontraban tirados por el suelo. Su actual disposición se basa en investigaciones arqueológicas realizadas entre los años 70 y 90. Esos estudios permitieron confirmar que la construcción del monumento ocurrió en época Neolítica, entre el VI y el V Milenio antes de Cristo, siendo contemporáneo de la cultura megalítica que tuvo su expresión en el Alentejo.

Al contrario de los dólmenes, cuya función funeraria está mucho más documentada, se discute el significado y función de estos grandes recintos megalíticos, a pesar de reconocerse su carácter simbólico y sagrado. La localización en una suave cuesta, claramente dominante sobre el horizonte oriental y orientado al punto equinocional, parece confirmar una relación intencional con el movimiento cíclico del Sol y de la Luna. Gana, de esta forma, fuerza la hipótesis que afirma que nos encontramos ante lo que fue un lugar sagrado, donde las comunidades agro-pastoriles de un determinado territorio se reunirían para celebrar los grandes ciclos de la naturaleza.

Subsisten en algunos menhires grabados que han sido poco a poco desgastados por la erosión y que, a pesar de su carácter sagrado, darían al monumento una dimensión artística más rica. En dos de los menhires, los motivos representados, parecen representar antropomorfos, existentes también en otros megalitos de la región. Además pueden reconocerse círculos, serpentiformes, cazoletas y báculos, motivos cuyo significado real se nos escapa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica