jueves, 26 de mayo de 2016

Representación de una copa vino: sacralidad y colectividad. Ventosilla y Tejadilla

Hoy quizás parezca que nos alejamos del contenido más habitual de este espacio, que no es otro que la búsqueda de la sacralidad de la Prehistoria y el Mundo Antiguo de la Península Ibérica, y aunque en cierto modo pueda ser, pues traemos una manifestación del Medioevo, ésta no deja de enlazar con antiguos ritos que ya se daban en tiempos precristianos. La mayor parte de los autores identifican las representaciones románicas de figuras humanas con copa, como una muestra de la sacralidad del vino en la religión cristiana, pero otros, como el que hoy traemos -Félix Rodrigo Mora-, cuyo libro que hoy citamos recomendamos, intuyen que éstas quizás sean la representación de las copas de concejo que se utilizaban en la celebración de esas asambleas vecinales conocidas como concejo abierto, ejercicios de verdadera democracia de los que ya hemos hablado en Iberia Mágica en más de una ocasión y que, como siempre, reivindicamos frente a la postura ortodoxa que hace creer que en la Antigüedad sólo se vivía sometidos a distintos poderes y que sólo hoy en día se vive en libertad. Gran falacia. Pero volviendo al simbolismo y a temas históricos, aunque todo se entremezcla, diremos que el vino -y otros líquidos- ya se usaban desde tiempos muy pretéritos para hacer libaciones, además de consumirse alcohol y otras sustancias en rituales sacros y ceremoniales. De este modo, y de forma ritual, también se empleaban en esos ejercicios asamblearios medievales de los que hablamos, ejercicios que seguramente fueron herederos de esas antiguas asambleas de clanes y pueblos a la sombra de árboles emblemáticos; árboles sagrados que en muchas ocasiones han vivido en simbiosis, como ya hemos apuntado por aquí con ejemplos, con templos de religiones posteriores. El elemento decorativo que hoy traemos se encuentra en la iglesia de Ventosilla y Tejadilla, en la comarca castellana de Tierras de Sepúlveda.

A la derecha, individuo que bebe en una copa - Foto: conocetucomarca.com

*Fuente: Tiempo, Historia y sublimidad en el románico rural - Félix Rodrigo Mora

Retornando al análisis de los monumentos, son varias las iglesias con la talla del busto de un individuo que bebe de una copa. Tal es con probabilidad expresión artística de la costumbre de tomar dos sorbos de vino, y no más, en la copa o copas de plata del concejo, que circulaban entre los congregados en la junta vecinal mientras deliberaban, supervisaban y dedidían. Una excelente muestra de ello, por la originalidad en lo formal de su abstracción y antinaturalismo, se halla en la cornisa de la nave de la muy rústica y entrañable iglesia de Ventosilla y Tejadilla (Segovia), seguramente de fecha tardía, finales del siglo XIII o principos del XIV, lo que hace de esa talla una afirmación del concejo abierto en un momento histórico crítico para la institución.


Foto: losalamosdorados.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica